Pocas marcas de joyería tienen una historia tan ilustre como la Casa de Harry Winston. Fundada en la ciudad de Nueva York en 1932, por Harry Winston, un gemólogo innato, un hombre de negocios intuitivo y un filántropo dedicado, la marca continúa estableciendo el estándar para lo último en joyería fina y relojería de alta gama. Conocido durante toda su vida como el » Rey de diamantes » y el » Joyero de las estrellas».